Energía solar abastecerá de luz a familias de Suca

Al igual que la mayoría de los pueblos del interior de la Región de Tarapacá, la localidad de Suca sólo cuenta con electricidad dos horas al día, situación que no permite que sus habitantes puedan contar con televisión, computadores o simples refrigeradores para conservar sus alimentos.

Debido a esto es que la junta de vecinos de este poblado, ubicado a 180 kilómetros al norte de Huara, postuló al Fondo de Protección Ambiental (FPA) del Ministerio de Medio Ambiente, con el fin de conseguir energía solar para abastecer de luz a las viviendas.

 

Mejoramiento

“El sol ilumina los hogares del pueblo de Suca”, se denomina el proyecto que resultó ganador de los $5 millones que entrega el FPA, con los cuales se adquirirán paneles solares para abastecer de luz a 5 de las 40 viviendas de este poblado, así lo informó Agustín Condori, presidente de la junta de vecinos.

“Estamos felices con este proyecto que vendrá a mejorar la calidad de vida de los vecinos favorecidos con esta energía solar. Estamos en etapa de desarrollo, por lo que esperamos que en octubre las viviendas cuenten con este tipo de energía”, sostuvo Condori, quien agregó en esta primera etapa se le dio preferencia a los vecinos más antiguos, por lo que postularán nuevamente a este proyecto con el fin de que todas las viviendas del poblado cuenten con energía solar en los próximos años.

El dirigente explicó que con los $5 millones del proyecto, la mitad es para la instalación de los paneles solares y los otros $2.500.000 para la realización de talleres a los vecinos, con el fin de crear conciencia sobre lo que significa las energías renovables.

 

Problema ambiental

Según explicó la junta de vecinos en el proyecto, el que no exista energía tradicional en este poblado ha llevado a los vecinos al uso constante de generadores o leña, traducido en contaminación por humo e emisiones de CO2 al ambiente, afectando con graves efectos nocivos tanto a la salud de la población como al medio ambiente, contribuyendo al calentamiento global.

En la actualidad la problemática se agudiza, ya que la gran mayoría de los pobladores no poseen locomoción propia, por lo que deben bajar a la ciudad en busca de víveres y combustible para vivir y desarrollar sus labores domesticas. Esto último se hace difícil para muchos, por lo que los vecinos deciden utilizar leña, tanto para cocinar como para iluminarse de noche, convirtiéndose en la mejor alternativa para suplir sus necesidades por la falta de luz eléctrica y combustible para los generadores.

 

Ver artículo original

 

Posts relacionados